En muchas ocasiones no se logra identificar el origen del dolor pélvico crónico lo que ocasiona que los tratamientos no funcionen y la paciente continúe con sufrimiento, en estos casos es necesario realizar una laparoscopia diagnóstica para identificar la causa e incluso realizar un tratamiento, la cirugía de minima invasión es prácticamente ambulatoria y consigue resultados superiores a la cirugía convencional, acércate a nosotros para recibir más información.